duelo de blancos


«Quiero hacer contigo
lo que la primavera hace con los cerezos»
(Pablo Neruda. Poema XIV. Veinte poemas de amor y una canción desesperada)

Nieve y flor. Compitiendo por un mismo blanco. Pero sin competir. Compitiendo hacia dentro, digamos. Querer ser más blanco. No más que el otro, en plan: "¡He ganado! ¡He ganado! ¡Chincha, rabiña!". No. Así no. Serlo para el otro. Porque al blanco le gusta el blanco. Para gustarle más a la nieve. Para ser gustada aún más por la flor. Como una estrella en turno de día. Y una jornada laboral eterna. No eterna de "se me hace eterna". No. Así no. Eterna como el fluir de la Fuente del Universo.

Y con este poema; tratar de sacudir el tronco del árbol de las estrellas. Tratar de capturarte en tu caer. Navegar a oscuras por el charco, siendo nosotros la Luz. Porque eres mi cerezo preferido. Porque te pones tan guapa cada vez que sonríes, porque…

…quiero hacer contigo lo que Neruda hace con la poesía…
(Y tantas otras cosas. Y tantas, tantas veces)

0 coros disfónicos: