fin de trayecto



Nunca supe que les pasaba a los metros cuando llegan a un final de línea. Creo que la explicación más lógica es que hay constantemente abierto un vórtice interestelar y se van a un universo paralelo desde el que proviene otro tren que se coloca en la vía contraria.

Las carreteras son mucho más lógicas. Algunas se enlazan con otras de tal forma que podamos yuxtaponer regiones, países y continentes sin dejar de conducir y sin caer en el error de pasar dos veces por un mismo tramo de asfalto. Por eso nos cuesta más pensar que las carreteras tengan un final. A veces no es necesario irse a lugares remotos, y cruzar densos bosques de eucaliptos por carreteras regionales para llegar a una aldea recóndita y olvidada, donde podamos verlas morir. A veces termina tan cerca de la civilización que no podemos concebirlo hasta que ves los árboles tras una valla donde debería haber líneas pintadas trazándote el camino.

Este es un fin de trayecto. La crónica de una muerte anunciada. El premonitorio ‘cabo do mundo’ de otro que jamás enturbiará lo que siempre queda cuando nos encontramos cerca del final: los recuerdos.

[Listening: Fito & Fitipaldis – Donde todo empieza]

1 coros disfónicos:

Aretusa dijo...

Cuando termina un trayecto empieza otro...